ddddddd“No sé lo que quiero y no pararé hasta conseguirlo.”

dddddd

lunes, 9 de abril de 2012

Los sitios que más temes.

- ¿Te acuerdas de cuando nos conocimos? - por fin ella rompe ese silencio incómodo que les estaba devorando a los dos. Pero no con demasiado acierto. Durante esos minutos sin nada que decir él ha tomado una decisión, quizá una de las más duras que ha tomado hasta el momento. Y cuando él responde, la sonrisa torcida mezcla de ilusión y nostalgia de ella desaparece.
- Me arrepiento.
- ¿De qué? - pregunta inocentemente ella, intuyendo la respuesta.
- De haberte conocido.

Ella no necesita más palabras, ella no quiere nada más de él, ni siquiera sabe que hace ahí sentada a su lado esperando sin saber muy bien a qué. Se siente estúpida, más que eso, se siente dolida. Pero ahora, el odio, la decepción y la tristeza hablan por ella. Intenta contestar, decirle algo cruel, dejarle hecho polvo como está ella ahora, pero no puede, el nudo en su garganta no la deja mentir. Le mira, con las lágrimas esperando el disparatazo de salida, él parece inmune a todo su dolor, y ella no aguanta más, se levanta y sale corriendo de ese lugar, y de la vida de él para siempre, sin dejar que él la vea llorar, sin saber jamás que lloraba por una mentira.


Él la quiere, más que eso, la ama, la adora, la necesita. No es su mitad, es su vida entera, o incluso más. Y mientras la ve alejarse, rogando porque no se gire y le vea llorando como un crío débil, susurra:
- Sólo intento protegerte.

¿Protegerla? En el fondo sólo ha sido un idiota cagado de miedo, de miedo a perderla, a perderse. En el fondo es sólo un egoísta porque mientras que ella tendrá una larga e infeliz existencia, él sólo tendrá que aguantar esa infelicidad unas horas, hasta que esa bala que lleva su nombre aterrice en su sien. Podrían haber tenido una corta vida juntos, y hubiesen sido las horas más felices de sus vidas. Ahora ella tendrá que cargar con una tristeza que no podrá soportar.